NUESTRA RUTA

Un párroco de Phoenix, Arizona, envió a INFINITO+1 un mensaje provocador: «He hablado con una productora de Los Ángeles, con otra de Nueva York, y ambas me han dicho que mi plan es una locura. ¿Tiene sentido que os lo cuente a vosotros?». Desde el otro lado del charco, le respondimos: «A nosotros nos va más la locura que la cordura. Cuéntenos…».

Todo empezó en Cuenca. Un niño llamado Sergio Fita quiso hacer el Camino de Santiago pero le dijeron que era muy pequeño para ello. Entonces se propuso hacerlo algún día, cuando creciera. Al cumplir 32 años,  había crecido… pero el plan ya no le pillaba de paso, pues se había marchado a vivir al desierto de Arizona.

Incluso allí habían oído hablar del  Camino de Santiago, pero muchos ignoraban su auténtico sentido religioso. Sergio descubrió que el Camino corría el peligro de perder su identidad original. Fue entonces cuando decidió cargar con la mochila y juntar a un grupo de peregrinos que no quisieran hacer turismo ni deporte, sino que quisieran encontrar el sentido de su propia existencia, en una peregrinación sin disfraces.

¿Por qué no retratar en una película esa experiencia espiritual?

FOOTPRINTS es el resultado de aquel deseo infantil, hecho realidad.

Nuesta ruta 1
Nuesta ruta 2
Footprints La película